El futuro del trabajo: El Trabajo Líquido

Trabajo Líquido

Zygmunt Bauman, fallecido a los 91 años de edad, era un sociólogo de referencia. Había acuñado los conceptos de modernidad líquida, sociedad líquida o amor líquido para definir el actual momento de la historia en el que las realidades sólidas de nuestros abuelos, como el trabajo y el matrimonio para toda la vida, se han desvanecido. Y han dado paso a un mundo más precario, provisional, ansioso de novedades y, con frecuencia, agotador. Un mundo que Bauman supo explicar como pocos.

Cuando Zygmunt Bauman inventó el concepto de “Sociedad Líquida”, no esperaba que esta expresión llegara a ser tan popular.

Pero, ¿qué significa exactamente ‘Sociedad Líquida’?

El conocido sociólogo polaco centró sus estudios en el paso de la modernidad a la era postmoderna, comparándolos con el estado sólido y líquido.

La era moderna se caracterizaba por un orden social sólido y estático, mientras que la postmodernidad está marcada por una condición de movilidad y cambio constantes. Él mismo explicaba sus ideas a La Vanguardia en una entrevista concedida hace dos años:

“Hoy la mayor preocupación de nuestra vida social e individual es cómo prevenir que las cosas se queden fijas , que sean tan sólidas que no puedan cambiar en el futuro. No creemos que haya soluciones definitivas y no sólo eso: no nos gustan. Por ejemplo: la crisis que tienen muchos hombres al cumplir 40 años. Les paraliza el miedo de que las cosas ya no sean como antes. Y lo que más miedo les causa es tener una identidad aferrada a ellos. Un traje que no te puedes quitar. Estamos acostumbrados a un tiempo veloz, seguros de que las cosas no van a durar mucho, de que van a aparecer nuevas oportunidades que van a devaluar las existentes. Y sucede en todos los aspectos de la vida. Con los objetos materiales y con las relaciones con la gente. Y con la propia relación que tenemos con nosotros mismos, cómo nos evaluamos, qué imagen tenemos de nuestra persona, qué ambición permitimos que nos guíe. Todo cambia de un momento a otro, somos conscientes de que somos cambiables y por lo tanto tenemos miedo de fijar nada para siempre.

¿Qué significa ser flexible? Significa que no estés comprometido con nada para siempre, sino listo para cambiar la sintonía, la mente, en cualquier momento en el que sea requerido. Esto crea una situación líquida. Como un líquido en un vaso, en el que el más ligero empujón cambia la forma del agua. Y esto está por todas partes”.

Las sociedades líquidas se reinventan en el trabajo líquido o flexible

El concepto de Zygmunt Bauman puede aplicarse también en el contexto laboral. La oficina ya no es sólo el espacio físico en el que se desarrollan las actividades de trabajo. Esta condición crea inestabilidad e incertidumbre, por lo que es necesario que las personas adquieran la capacidad de ser flexibles y explotar las nuevas oportunidades, también en el trabajo.

Las sociedades líquidas se reinventan con una organización del trabajo más flexible.

La comunicación y la colaboración asumen un papel primordial para el buen funcionamiento de cualquier negocio. Esto pasa necesariamente por una reorganización de los procesos de negocio y entornos de trabajo.

Desde el punto de vista de un empleado, la transición al trabajo líquido permite equilibrar las necesidades laborales y privadas.

Sin embargo, desde el punto de vista de la empresa, esta transición significa crear espacios de trabajo más flexibles y funcionales.

Esto se debe al hecho de que, hoy en día, cada negocio está influenciado por la transformación digital.

Un cambio que se produce tanto en las áreas de negocio que se enfrentan al exterior, como la comunicación y el marketing, y en los departamentos “internos”, como la contabilidad y el control de gestión.

En todos los ámbitos de las empresas modernas, los sistemas informáticos se utilizan para el análisis de datos, el control de procesos, la mejora y la velocidad de la comunicación. Porque el mundo es cambiante de un día para otro, todo se mueve rápido.

Para llevar a cabo las tareas, ya no es necesario tener una estación de trabajo fija, pero es posible trabajar a distancia o en movilidad.

Esto debe ser favorecido por la predisposición de un ambiente apropiado y funcional, con instalaciones creadas ad hoc para el nuevo trabajador nómada.

Por lo tanto dentro de una empresa líquida, hay una oficina líquida, versátil y flexible que puede ser modificada de acuerdo a la actividad a realizar; hablamos de la “oficina inteligente” o “Smart Office”.

Un nuevo reto para el departamento de RRHH y Facility Manager

Con la era digital en el campo laboral, los departamentos de RRHHy Facility Manager se hacen cada vez más importantes.

La cooperación entre departamentos como RRHH e Instalación debe involucrar no sólo aspectos burocráticos y técnicos, sino también proporcionar a la fuerza de trabajo las herramientas más adecuadas para trabajar de manera inteligente, con diferentes dinámicas de la organización tradicional estática y jerárquica.

La actividad del trabajador moderno se centra cada vez más en el resultado, por lo que los entornos deben responder a la necesidad de llevar a cabo de manera independiente tareas individuales o de colaboración.

El gestor de RR.HH. en esta dinámica juega un papel clave: debe comprender e interpretar las necesidades de los trabajadores mediante la transferencia de esta información al responsable de la instalación, que será capaz de dirigir la elección de la compra de productos de mobiliario para la oficina más apropiada .

Los edificios respetan cada vez más la sostenibilidad y siguen nuevas normas de ocupación espacial. Todos los espacios sobredimensionados pueden ser remodelados creando espacios abiertos divididos en espacios “especializados” tales como grandes y pequeñas salas de reuniones, cabinas telefónicas individuales o videoconferencias o las llamadas “Focus Area”, que son zonas cerradas con paneles para facilitar la concentración.

La reducción en oficinas individuales y áreas de gran tamaño, también permite ahorrar espacio.

Fuentes: La Vanguardia, Estel.